claraboyas de metacrilato: POESÍA A CONTRACORRIENTE por diego alfilo

December 13, 2018

claraboyas de metacrilato: POESÍA A CONTRACORRIENTE por diego alfilo

Titulo del libro: claraboyas de metacrilato: POESÍA A CONTRACORRIENTE

Autor: diego alfilo

Número de páginas: 65 páginas

Fecha de lanzamiento: November 24, 2016

Descargar Leer on-line

diego alfilo con claraboyas de metacrilato: POESÍA A CONTRACORRIENTE

claraboyas de metacrilato: POESÍA A CONTRACORRIENTE por diego alfilo fue vendido por EUR 0,99 cada copia. Contiene 65 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

El aprendiz de poeta.

Hace años que conozco a Diego. A los dos nos une una desmedida pasión por las letras. Una pasión que nos esclaviza y nos exige libertad; tiempo que hurtamos a nuestros diversos quehaceres diarios a cambio de una promesa. A los dos, sin embargo, nos parece suficiente. Porque escribir es para Diego un acto de disidencia; una íntima rebeldía que toma la forma de versos quebrados, en absoluta libertad dispuestos, atendiendo no tanto a una forma precisa como a la inteligencia de un sentir preciso. Estos poemas tienen la forma de una geografía particular que nos obliga a detenernos en cada hito y reflexionar sobre la dirección que nos indican; el impulso o sentimiento que subyace en cada palabra. Una geografía del instante, también, ya que el tiempo interior del poeta está presente en la mayoría de ellos y es, del mismo modo, nuestro tiempo pues el autor hace confluir ambos en el poema. El tiempo de la felicidad bajo el sol del estío; el tiempo que siembra tedio en los espacios laborales; el tiempo que refulge con el tacto cálido del hogar; el tiempo, en definitiva, que es un caleidoscopio que guarda para cada uno de nosotros una distinta mirada: una felicidad, un tedio, un hogar. Poemas que celebran la vida sin obviar los claroscuros; poemas engendrados por la mano y el corazón y la cabeza de un hombre nel mezzo del cammin de nostra vita; poemas como equipaje necesario para la travesía vital. Poemas en los que Diego nombra a otros poetas; luces que iluminaron el sagrado instante de la creación; substancia que contribuyó a la alquimia verbal y alentó su trabajo de disidencia artística. Para nosotros esos poetas son señales que nos iluminan el camino recorrido por el lector Diego antes de hacerse a la mar; antes de comenzar su propio camino de escritor de versos.
Ahora ha decidido, por fin, reunirlos y darlos a conocer. Es una buena noticia para todos los que amamos la palabra escrita; los versos traídos por el poeta desde las fronteras del lenguaje. Algunos habían sido publicados ya en revistas literarias diversas; leídos en la madrugada de la copa y la amistad. Aquí compartirán lectores que, quizás inspirados por ellos, elijan también la rebeldía y la disidencia en forma de soledad creativa. Poesía para la vida y vida para la poesía.
Juan Carlos Fuentes Torres

no es tan difícil

con las herramientas del silencio tallo
el aire que te circunda prendo
cristalitos de caramelo
en el dobladillo de tu falda
y con risas de niño travieso
me marcho a dormir

no es tan difícil la felicidad basta
con decir que ahora andas
en los negocios de la espuma
con dar saltitos cortos de vez en cuando e imitar
el canto de los gallos
a veces



leo en libros derrotados

leo en libros derrotados
de páginas ambarinas por tanta ausencia
ajadas por el tiempo y la espera
como esas mujeres de antes
cuyos novios se llevó la guerra
apenas caídos los tapiales de sus besos


leo en libros derrotados testamentarios
donde los perdedores exhiben -/exhibimos-
sus torcidas esperanzas
junto a las miserias de siempre
sabiendo además que el papel no flota no nutre
y sólo calienta cuando arde


leo en libros derrotados
rastreando entre su celulosa oxidada
la carne que moldeó sus formas
igual que un arqueólogo
enmienda lecciones de historia
entre páginas de tierra



te nombro

- en ausencia de ti me sirve tu nombre -
soñé con una tierra sin nombre
y desde entonces no duermo

colgado del muelle de los días
sostengo un aliento que no es mío

no me tengas rencor y dame
fuego

no me mires así
sólo llena la copa de mi boca
con alcohol de tus labios
luego vete o déjame ir

no pidamos más de un deseo
por cada estrella que huye

soñé una tierra sin nombre y
desde entonces
te nombro