Don Juan Tenorio (Clásicos) por José Zorrilla

December 14, 2018

Don Juan Tenorio (Clásicos) por José Zorrilla

Titulo del libro: Don Juan Tenorio (Clásicos)

Autor: José Zorrilla

Número de páginas: 360 páginas

Fecha de lanzamiento: June 1, 2012

ISBN: 8415472005

Editor: Galaxia Gutenberg, S.L.

Descargar Leer on-line

José Zorrilla con Don Juan Tenorio (Clásicos)

Don Juan Tenorio (Clásicos) por José Zorrilla fue vendido por EUR 23,65 cada copia. El libro publicado por Galaxia Gutenberg, S.L.. Contiene 360 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

La obra de Zorilla, en los peores casos, se entiende como una enérgica exhibición, espectacular y superficialmente seductora, de todos los lugares comunes del Romanticismo: pasiones desaforadas, prolijos enredos, fracasos apoteósicos, vinculados, de algún modo, a la perversión del poder y de las relaciones familiares; exaltación de un pasado menos histórico que legendario; registro de crímenes y castigos con frecuencia desorbitados y casi siempre dilucidados por la justicia poética más que por la justicia institucional; todo ello transmitido en versos categóricos y resonantes que, después de enardecer al común de los espectadores durante varias generaciones, pasaron a menudo de los escenarios al habla cotidiana. En el mejor de los casos, sin embargo, se postula que toda esa parafernalia expresiva está más bien al servicio de otra cosa; es decir, es el aparato cómplice o encubridor de conflictos más íntimos e inestables. En este caso, Don Juan es un malvado radical e irreparable al que distinguía la capacidad de no parecerlo; es decir, de engañar con éxito (a las mujeres) y defenderse luego con impunidad (de los hombres). Y de repetirlo sin cesar, con escasa variantes de la acción y de las víctimas, no del burlador. Precisamente, la mera contabilidad de sus atropellos ? el número, la lista?- llegó a ser uno de los ingredientes más esperados y aplaudidos de la fórmula. Séolo la intervención de la divinidad o del rey, o de los dos a la vez, detiene esa rutina de maldades y restaura la otra rutina, la del orden moral e institucional que Don Juan había descalificado.